requerimientos de la autoridad fiscal
  • mayo 19, 2022
  • Bárbara Tello
  • 0
  1. Siempre ten tu expediente fiscal completo, en orden y a la mano: constancia de situación, opinión de cumplimiento, régimen fiscal, declaraciones, estados de cuenta, deducciones, e-firma, etc. Si además eres importador o exportador, deberás también tener tu expediente de comercio exterior al día.
  2. Revisa constantemente tu buzón tributario. Acuérdate que el “no saber”, “no haberte dado cuenta”, o “no haber abierto ninguna notificación” no implica que estas no vayan a realizarse y a tener efectos legales.
  3. No hagas caso omiso de NINGUNA “invitación” o requerimiento que recibas. Lo anterior puede traducirse en el pago de multas, la pérdida de términos, la cancelación de sellos fiscales, la suspensión de tu padrón de importadores y/o, en general, convertir a una simple “invitación” en una auditoría o revisión mucho más compleja, entre otras cuestiones.
  4. Siempre es mejor estar informado y poder actuar en tiempo que dejar pasar las cosas. Si ya recibiste una notificación o requerimiento de la autoridad fiscal, ¡atiéndelo! Acuérdate que el SAT tiene constante comunicación con bancos, aduanas y demás dependencias…. Más vale revisar qué es lo que te están pidiendo y el motivo, para poder responder o armar una estrategia adecuada en tiempo.
  5. Una vez que revises el requerimiento, recuerda analizar:
    • ¿A cuánto asciende el supuesto adeudo u omisión de impuestos?
    • ¿La omisión es verdadera o se puede desvirtuar?
    • En caso de que efectivamente exista algún incumplimiento, ¿Cuánto se debería pagar de multa?
    • ¿Y cuánto de actualizaciones y recargos?
    • En caso de que no exista incumplimiento o de que la percepción de la autoridad sea total o parcialmente incorrecta, ¿Qué estrategias se pueden implementar?
    • ¿Qué opciones tienes para obtener la disminución o la condonación en el pago de multas?
    • ¿Qué opciones tienes para obtener la disminución o la condonación en el pago de actualizaciones y recargos?
    • Si fuera tu deseo autocorregir tu situación fiscal, recuerda que el momento en que lo hagas es muy importante, pues las multas pueden reducirse en un 80% o 70% o incluso, obtener la condonación, siempre que atiendas el requerimiento en tiempo y forma.
    • ¿Qué soportes de las operaciones que te están revisando tienes? (contratos, pedimentos, CFDI’s, declaraciones, papeles de trabajo, etcétera).
  1. Con base en lo anterior, da respuesta al requerimiento y permanece muy atento a las siguientes etapas en tu proceso, ya sea que se trate de una simple invitación (en cuyo caso podrás visitar o llamar por teléfono al auditor a cargo para cerciorarte de que la misma se de por concluida y no siga avanzando); o bien, de una revisión de gabinete, visita domiciliaria o auditoría. Tu actitud siempre debe ser PROACTIVA (recuerda que, entre otras cosas, recargos y actualizaciones corren en tu contra).
  2. Tener a un equipo de contadores y abogados especializados asesorándote, siempre será una buena idea.

Espero que estos consejos te sean de ayuda.

En AS Consultores estamos a tus órdenes para abundar en el tema u ofrecerte la asesoría y el acompañamiento legal y fiscal que requieras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.