¿Qué es un depósito fiscal?

Inicialmente, los Depósitos Fiscales nacieron debido a la falta de espacio en las zonas portuarias para la ubicación de mercaderías de comercio exterior respecto de las que importadores y exportadores no habían decidido aún el rumbo o destino final que se les daría.

En la actualidad es un régimen aduanero que permite resguardar mercancía nacional o proveniente del extranjero en un predio habilitado para ejercer el control aduanero hasta que se concrete el destino final de la carga.

Así, para que un almacén pueda convertirse en un Depósito Fiscal, se debe cumplir con las pautas determinadas en la Ley Aduanera, además de contar con los requisitos, equipo e instalaciones adecuadas para que tanto la autoridad aduanera como la Secretaría de Economía puedan tener plena visibilidad del status en tiempo real de las mercancías almacenadas, lo que incluye más no se limita a sus fechas de entrada, salida, pesos, cantidad, movimientos, despachos totales o parciales, control de inventarios, etc.

Como hemos dicho, esta figura permite posponer la elección del régimen de importación o exportación específico que quiera darse a las mercancías mediante la elaboración de un pedimento “especial” que si bien determina los impuestos a pagar por la operación de comercio exterior que corresponda y las restricciones no arancelarias a que las mercancías están afectas, no exige su pago al momento de su elaboración, difiriéndolos hasta el momento en que las mercancías sean extraídas del Depósito.

Entre otras de las ventajas del Depósito Fiscal podemos mencionar al ahorro en fletes, maniobras y seguros que representa la internación de embarques mayores en instalaciones propias; o la posibilidad de adquirir mejores precios de venta al comprar por mayor volumen; además, la posibilidad de cambiar de régimen definitivo a temporal y hasta la de comercializar la mercancía en Depósito. Por estas razones, la industria automotriz, de tecnología, consumo masivo y de materias primas son las que más aprovechan los beneficios fiscales de este régimen.

Muchas compañías de logística manejan este régimen aduanal para brindar un servicio integral a sus clientes que incluya no solamente la transportación internacional de mercancías, sino además, su distribución, almacenaje y gestión de inventarios… De ahí que este régimen aduanal juegue un rol cada vez más importante entre el gremio de los transportistas y agentes de carga.

Si bien esta figura es accesible a toda clase de particulares, es conveniente resaltar que aquellos interesados que cuenten con autorización para operar bajo este régimen serán responsables ante el Fisco por el pago de los impuestos y contribuciones al comercio exterior generados por las mercancías que almacenan, por lo que es importante asegurar el cumplimiento de los requisitos de ley para su conformación y operación, en todo momento.

En AS Consultores podemos brindarte más asesoría al respecto, abundando en los diferentes esquemas existentes para constituirse como un Depósito Fiscal, los requisitos a cumplir, tiempos a tener en cuenta y todo aquello relacionado con su operación y funcionamiento.

Si tienes alguna duda por favor comunícate con nosotros.

Hasta la próxima!

Bárbara Tello

Relacionados

Deja tu comentario Los campos requeridos están marcados *

Contamos con oficinas en

CDMX, Querétaro y Manzanillo.