COVID-19

Es de conocimiento general la alerta mundial que ha despertado la pandemia por Coronavirus (COVID-19), enfermedad que tuvo origen en China y que ha trascendido fronteras, no siendo México la excepción.

El país Asiático es el segundo socio comercial más importante para México y, a pesar de que las propias compañías navieras como Maersk han cambiado las rutas logísticas habituales y evitado el atraque de buques en puertos Chinos, también las autoridades portuarias han tomado medidas al respecto como incrementar los protocolos de seguridad para recibir embarcaciones que provienen o que en el transcurso de su ruta hicieron parada en puertos chinos, dichas medidas han impactando principalmente en la cadena de abastecimiento de productos refrigerados sensibles al tiempo de tránsito, perecederos y con vida útil limitada, por ejemplo, frutas, vegetales y carne congelada, sugirió Maersk.

Ante esta pandemia y protocolos de seguridad y sanidad, es destacable el papel primordial de las regulaciones con que debe cumplir cada buque conforme al Convenio Internacional de Seguridad de la vida humana en el mar SOLAS ( Safe Of Life At Sea) emitido por la Organización Marítima Internacional, en el que se destaca que cada buque que desee ingresar a los puertos mexicanos deberá de cumplir con el Capítulo XI-2 que nos habla sobre las medidas especiales, principalmente la regla número 9 sobre medidas de control y cumplimiento, correspondiendo a las embarcaciones reportar los 10 últimos puertos donde ha entrado, proporcionar un certificado de seguridad internacional de buques, una lista de tripulación y reportar qué tipo de carga transporta.

Por su parte, la SEMAR (Secretaría de Marina), en un comunicado especial comenzó la implementación de un protocolo especial para embarcaciones de carga, disponiendo que los capitanes responsables de los buques que ingresen a aguas mexicanas deberán contactara a las autoridades marítimas y, con su agente naviero, ante quienes deberán remitir un documento intitulado Declaración Sanitaria Marítima.

Esta declaración, será transmitida a la Capitanía de Puerto (Semar), Sanidad Internacional, la Administración Portuaria, así como al Centro de Control del Tráfico Marítimo, a fin de que en caso de eventuales situaciones de riesgo, de acuerdo con dicha Declaración Sanitaria Marítima, las embarcaciones sean clasificadas en las siguientes categorías: buque sano, buque no sano y, buque caso especial, asimismo de acuerdo al protocolo se revisa el historial de salud de las tripulaciones en los 14 días previos al arribo a puerto mexicano.

No cabe duda de que en donde se endurecieron las medidas sanitarias es la Costa del Pacífico, principalmente en los puertos de Manzanillo y Lázaro Cárdenas, los cuales tienen rutas directas de comercio con China y otros países asiáticos gravemente afectados por el COVID-19.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.